Lavado de manos en CEYE

Lavado de manos en CEYE es una medida importante para disminuir la contaminación microbiana ambiental, consiste en que el personal cumpla con los requisitos higiénicos adecuados a la función que realiza»

El lavado de manos es el método más simple y efectivo para detener la diseminación de las infecciones. Siempre retirar anillos y pulseras; las uñas deben estar cortas y sin esmalte; las mangas de la ropa o de los uniformes deben ser cortas.

El lavado de manos en CEYE debe ser  con jabón común o con solución  alcohólica, si no están visiblemente sucias, en las siguientes ocasiones:

1. Al entrar y salir del trabajo.
2. Al contactar con material contaminado, aunque se hayan utilizado guantes o manoplas.
3. Antes y después de preparar instrumental.
4. Antes y después de comer o beber.
5. Antes y después de ir al baño.
6. Después de quitarse los guantes.
7. Al pasar de un área a otra de la CE.

equipos-biomedicos_lavado de manos en CEYE

 

Técnica de lavado de manos en CEYE con jabón:

1. Mojar las manos con agua corriente, si se utiliza jabón líquido.
2. Si el jabón es en barra, tomarlo con la mano seca.
3. Aplicar jabón y distribuirlo por toda la superficie de las manos y dedos.
4. Friccionar al menos por 15 segundos fuera del chorro de agua corriente.
5. Enjuagar exhaustivamente.
6. Secar completamente con toalla de papel, descartable.
7. Cerrar el grifo con la toalla de papel.
8. Evitar el uso de agua caliente, porque incrementa el riesgo de dermatitis.

Técnica de lavado con solución alcohólica:

1. Aplicar una dosis de solución alcohólica (isopropílico o etílico con emolientes).
2. Distribuirla por toda la superficie de las manos y dedos.
3. Friccionar hasta que la piel de las manos quede seca.
4. La piel de las manos no debe quedar mojada con alcohol; si es así, la asepsia no fue efectiva.

Utilización de productos para el lavado de manos en CEYE:

• Si el jabón es en barra, cortarlo en pequeños trocitos y descartarlo después de cada uso.
• Si el jabón está en dispensadores, éstos deben ser preferentemente descartables.
• Si el envase no es descartable, debe ser vaciado cada 24 horas, lavado, enjuagado y secado antes de volver a llenarlo con nuevo jabón.

Esta práctica es difícil de controlar y se han documentado epidemias por la contaminación de los jabones en envases rellenados, aunque sean antimicrobianos.

• Algunos jabones comunes tienen adicionado un agente químico; esto es para conservar el jabón, pero no tiene acción antiséptica.
• Las piletas de lavado de manos deben ser profundas, amplias, de superficies lisas, no porosas, en lo posible de acero inoxidable ya que es un material noble cuyo acabado final no se salta ni cuartea, y de puntas redondeadas.
• Las canillas deben proveer agua tibia. Si el regulador de temperatura no es central, deben tener canillas mezcladoras. El agua muy fría o muy caliente favorece la irritación de la piel.
• Las toallas deben ser descartables, de papel resistente, y estar colocadas en dispensadores adecuados que permitan la extracción o el corte sin necesidad de manipularlas.


Temas relacionados que podrían interesarte: